• English
  • Español
[gtranslate]
e
Reach us

Médico chileno descubre en Londres un nuevo método para detectar la depresión

BENJAMIN ANSON/PERSONAL DEL SANTIAGO TIMES

Mientras las fuertes e incesantes lluvias salpicaban el endeble tejado encima de mí, en una rústica aula desde la que enseño inglés a 6º de primaria en una escuela bilingüe del occidente de Honduras, me acerqué el teléfono a la oreja derecha -en un intento de oír al interlocutor al otro lado- que me llamaba desde Londres, Inglaterra, vía Whatsapp.

Se trata del Dr. Andrés Herane-Vives, un respetado psiquiatra chileno que trabaja en instituciones de renombre como el Instituto de Neurociencia Cognitiva de la UCL y el Instituto de Psiquiatría, Psicología y Neurociencia del King’s College de Londres.

El prolífico Dr. Herane-Vives, natural de Santiago, que declaró (cita🙂 “Siempre supe que quería ser psiquiatra.”, se ha dedicado a estudios centrados en la depresión.

As mentioned, having grown up in Santiago, he attended La Pontificia Universidad Catolica de Chile, where he studied medicine before progressing on to his specialization in psychiatry at the Universidad de Chile. Having shown remarkable talent and potential, the bold Dr. Andres Herane-Vives achieved a scholarship no less – backed by the Chilean government – to study in London. Hence his positions at both the UCL and KCL.

On asking him what instilled a passion for this field, he recounted how before graduating from High School, where he had demonstrated himself as a fine student, he and his fellow classmates attended a small course in psychology conducted by a female teacher. Left utterly intrigued by the subject, he took it upon himself to inquire further about the said career and was thus advised by this teacher that if he were to go forth with the venture then he would have to become a doctor first. This induced his studying medicine at La Universidad Catolica before eventually progressing on to psychiatry at La Universidad de Chile.

Entonces llegó la espléndida oportunidad con su merecida beca.

Con el paso del tiempo y mientras el Dr. Herane-Vives se instalaba en su nuevo hogar en Londres -donde dice «seguir sintiéndome como un extranjero aquí después de diez años»-, empezó a interesarse por el gran número de pacientes a los que se recetaban pastillas antidepresivas sin un razonamiento claro; enseguida se dio cuenta de que esos tratamientos se repartían como si fueran caramelos. A la gente se le diagnosticaba depresión y se le daban pastillas antidepresivas a diestro y siniestro».

Durante más de 70 años, los psiquiatras han trabajado en este tema y han sido incapaces de producir una prueba de laboratorio para la depresión. Por lo tanto, podría decirse que ha sido una cuestión de opinión personal por parte de un profesional si un paciente ha estado «deprimido» o no.

El Dr. Herane-Vives me explicó en términos muy sencillos (me atrevería a decir que frustrantes para él) qué experimentos se habían llevado a cabo y qué métodos se habían utilizado en el pasado. Confieso que mi capacidad para comprender todo lo relacionado con la medicina es muy escasa. Mencionó cómo se había utilizado sangre, orina y saliva en el pasado, cuando profesionales como él intentaban medir los niveles de la hormona cortisol como biomarcador de la depresión. Algunas personas tienen niveles aumentados o disminuidos de cortisol. Sin embargo, aunque estén aumentados o disminuidos no significa necesariamente que uno esté deprimido -señaló el Dr. Herane-Vives.

A continuación, explicó cómo el pelo encajaba mejor. No obstante, se necesitaba una buena cantidad de pelo para realizar los estudios y (cito): «Es difícil encontrar la cantidad suficiente de pelo en muchos hombres y muchas mujeres no quieren cortarse el pelo».

No fue fácil encontrar voluntarios para estas pruebas. El problema era que necesitaban algo que pudiera controlarse a largo plazo. Se pensó en el tejido adiposo antes de que al Doctor se le ocurriera una idea ingeniosa: sus pensamientos le llevaron a los panales de miel. Se dio cuenta de que las abejas almacenan la miel a temperatura ambiente y los microorganismos no la consumen. La gente podría proveerse de ella en sus propias casas, sin utilizar la miel de las abejas, claro, pero sí la cera de los oídos…

Las muestras de cerumen podrían medir la hormona del estrés

Un novedoso método para tomar muestras de cerumen podría ser una forma barata y eficaz de medir la hormona cortisol, según un estudio dirigido por investigadores de la UCL y el King’s College de Londres.

Los hallazgos, publicados en la revista académica Heliyon, podrían apuntar a nuevas formas de controlar la depresión y las afecciones relacionadas con el estrés.

El nuevo dispositivo puede utilizarse en casa sin supervisión clínica, lo que facilita las revisiones médicas al tiempo que mantiene el distanciamiento social debido al COVID-19, y también puede tener potencial para medir la glucosa o los anticuerpos COVID que se acumulan en el cerumen.

En palabras del Dr. Andrés Herane-Vives, investigador principal: «La toma de muestras de cortisol es notoriamente difícil, ya que los niveles de la hormona pueden fluctuar, por lo que una muestra podría no ser un reflejo exacto de los niveles crónicos de cortisol de una persona. Además, los propios métodos de muestreo pueden inducir estrés e influir en los resultados.

«Pero los niveles de cortisol en el cerumen parecen ser más estables y, con nuestro nuevo dispositivo, es fácil tomar una muestra y analizarla de forma rápida, barata y eficaz».

El cortisol se ha considerado un posible biomarcador, o medida biológica objetiva, de la depresión, pero los investigadores se han topado con dificultades para medir con precisión los niveles de cortisol. La técnica más común es la de muestras de cabello, pero están más sujetas a las fluctuaciones a corto plazo del cortisol y no todo el mundo tiene suficiente cabello para obtener una muestra fiable.

Además, el análisis de muestras de pelo lleva más tiempo y es más caro que el del cerumen, pero hasta ahora no existía un método fiable y no estresante para tomar muestras de cerumen.

Para desarrollar el nuevo dispositivo, el Dr. Herane-Vives se inspiró en otra cera natural, el panal de abejas, ya que es conocida por su buena conservación y su resistencia a la contaminación bacteriana. La cera de los oídos tiene propiedades similares, lo que la hace muy adecuada para el muestreo doméstico, ya que las muestras pueden enviarse a un laboratorio por correo sin mucho riesgo de contaminación.

El novedoso dispositivo de automuestreo de cerumen es similar a un bastoncillo de algodón, pero con un freno que impide que el bastoncillo penetre demasiado en el oído y cause daños. La punta está recubierta de una esponja de material orgánico, con una solución que ha demostrado ser la más eficaz y fiable para tomar muestras.

En su estudio piloto, la Dra. Herane-Vives y un equipo de investigadores del Reino Unido, Chile y Alemania reunieron a 37 participantes en el estudio para probar distintas técnicas de muestreo de cortisol. El equipo de investigación tomó muestras de cerumen de los oídos de los participantes mediante un procedimiento estándar con una jeringuilla que se sabe que es algo doloroso, y luego realizó un seguimiento un mes después utilizando la misma toma de muestras en un oído y la novedosa técnica de toma de muestras en el otro oído, que los participantes podían administrarse ellos mismos. Los investigadores también analizaron muestras de pelo y sangre de los mismos participantes.

Los investigadores descubrieron que las muestras de cerumen producían más cortisol que las de pelo, y que la nueva técnica era el método más rápido y potencialmente más barato. La nueva técnica fue la menos influida por factores de confusión que contribuyeron a las fluctuaciones del cortisol durante el mes anterior. En otro estudio reciente, los participantes calificaron el nuevo dispositivo de automuestreo como más cómodo que los métodos tradicionales.

El Dr. Herane-Vives está creando ahora una empresa, Trears, para llevar al mercado su dispositivo de muestreo de cerumen, con el apoyo de la incubadora de empresas emergentes UCL Hatchery.

Él y su equipo también están investigando si el dispositivo podría ser útil para medir los niveles de glucosa a partir de muestras de cerumen, para el seguimiento de la diabetes e incluso, potencialmente, de los anticuerpos COVID-19.

En palabras de la Dra. Herane-Vives: «Tras el éxito de este estudio piloto, si nuestro dispositivo resiste un examen más detallado en ensayos más amplios, esperamos transformar el diagnóstico y la atención de millones de personas con depresión o afecciones relacionadas con el cortisol, como la enfermedad de Addison y el síndrome de Cushing, y potencialmente otras numerosas afecciones.»

En conclusión…

En lo que parece un estudio fascinante y realmente ingenioso del Dr. Andrés Hervane-Vives, le deseamos la mejor de las suertes en su nueva y apasionante empresa. Ojalá que su empeño aporte nuevas pruebas pioneras y que su arduo trabajo y enorme dedicación le aporten a él y a la comunidad psiquiátrica abundantes resultados nuevos en su intento de comprender la terrible enfermedad de la depresión en los seres humanos.

Deja un comentario

Buscar en

Categorías

Popular Post

Suscríbase

Suscríbase para recibir las últimas noticias y artículos en su bandeja de entrada.